The Noom Square

Zoologicos

Zoológicos

Era navidad y Buenos Aires estaba envuelta en ese clima característico de las fiestas de fin de año. El aire, denso, combinaba el tradicional olor a pólvora de los fuegos artificiales con un calor aplastante. La humedad no ayudaba a tolerar el ambiente.

Para un habitante de palermo, la combinación fue demasiado como para tolerar. La causa oficial de su muerte ventila todo lo mezquino que puede ser el sistema donde habitaba el difunto: “comportamiento nervioso de la víctima sumado a los inusuales picos de pirotecnia y temperatura por nochebuena”. La víctima es la culpable. Para el lugar, los otros responsables son los fenómenos inmanejables de siempre: el clima y el comportamiento humano. Malvados y convenientemente imposibles de modificar en la inmediatez ellos.

Lo que omite el comunicado es que nuestro pobre y difunto inquilino habitaba un recinto excesivamente pequeño. En un nefasto intento de auto exculparse, el comunicado que enviaron los dueños del lugar afirma: “Originalmente, estaban en la vieja osera con una pileta de 2,5 metros de diámetro que apenas permitía que el oso se bañara. Con el tiempo, fueron mejorando las condiciones de alojamiento y en el año 1993 se inauguró el actual recinto con una pileta de 145.000 litros, una paridera y tres bretes internos”. Ciento cuarenta y cinco mil litros suena a un montón. Aunque si los convertimos nos quedamos con no más de 145 metros cúbicos… Si hacemos una esfera: no más de 6 metros de diámetro.

winner

Un oso polar, especie a la que pertenecía Winner nuestro difunto protagonista, en su hábitat natural no nada menos de 50 kilómetros al día. Si está en tu naturaleza nadar 50 kilómetros al día, convivir con una pileta de 6 metros de lado va a ponerte bastante nervioso. Pero la culpa es de la víctima.

El enorme tapado de piel de oso polar que Winner no se sacaba ni para bañarse, está pensado para tolerar temperaturas máximas promedio de 2º a 4º. Incluso nuestros 10º a 16º de temperatura diurna en invierno son “inusualmente cálidos” para el pobre Winner.

Winner alertó sobre una problemática que es extensa al resto del país. Confinamos a animales a vivir en condiciones anómalas para su desarrollo con el propósito de entretenernos. La muerte del oso polar, entonces, disparó una serie de movilizaciones. Algunas inócuas como juntadas de firma en change.org pero otras más concretas como los diversos proyectos de ley presentados con propuestas puntuales de reconvertir los zoológicos en establecimientos no invasivos para la vida animal o la directa desmantelación de los mismos.

arturo

Otro oso polar, Arturo, fue noticia pero en mendoza. Advertidos ya de los peligros inherentes a un zoológico y en particular con esta especie, se redactó en 2014 un proyecto de ley para que el animal fuera trasladado a un ambiente más apto. La movida tuvo repercusión global luego de que la cantante Cher le pidiera públicamente a la presidente que intercediera para que el traslado se concretase. La trascendencia del caso y las más que significativas imágenes del oso que recorrieron el mundo le dieron fama a Arturo de ser el “animal más triste del mundo”.

cher tweet 01

Finalmente y pese a los reiterados pedidos de diversas organizaciones ecológicas como Greenpeace, dicha mudanza no se concretó debido a la avanzada edad del oso. Pero las condiciones deplorables se mantienen. Incluso a mediados de este año se realizó un habeas corpus por Cecilia, una chimpancé del mismo zoológico cuyano con el objetivo de que se se la traslade a una reserva. Actualmente se encuentra en una pequeña jaula de cemento. Pese a un rechazo a lo que sería una historico primer reconocimiento jurídico de derechos animales, la jueza María Alejandra Mauricio que preside el Tercer Juzgado de Garantías, donde reside la denuncia, aún no se expidió sobre el asunto. Se espera que responda recién para el 5 de Septiembre.

Lamentablemente la problemática que plantean los zoológicos no se ha tratado con seriedad durante la campaña presidencial por prácticamente ningún candidato. La ausencia de propuestas al respecto es coherente con los lineamientos políticos de la mayoría de los partidos que suelen omitir a la ecología dentro de sus propuestas. Si bien es cierto que existen problemas estructurales de pobreza que no se han sabido o podido resolver, pensar que el descuido de la naturaleza y de nuestros recursos no acarrea más miseria es no ver el panorama completo.

Y es sobre todo política la decisión que hay que tomar para que cambie la postura oficial con respecto a los zoológicos. El zoológico ya es obsoleto, especialmente si tenemos en consideración el poco interés de conservación genuino que notamos en estos establecimientos. Porque, más allá de los imponderables, exponer a un oso polar a condiciones de calor extremo, con una fracción del espacio que necesitan y para el que han evolucionado no es conservación. Encerrar en una jaula a un chimpancé no es educación. Es nefasto.

Zoológicos y vida digna, ¿son ambos posibles a la vez?

La asociación mundial de zoológicos y acuarios intenta unir ambos conceptos. WAZA, por sus siglas en inglés, dictamina criterios para la conservación animal en zoológicos y acuarios. Esto implica la reducción del número de animales exhibidos y el reacondicionamiento de las instalaciones.

Alrededor del mundo se están implementando medidas en dirección a la desaparición de los zoológicos tal como los conocemos. Costa Rica, por ejemplo, los ha desmantelado por completo. En norteamérica la mayoría se han trasladado y reconvertido en reservas naturales. Europa también se encamina en esta dirección: El viejo continente, por caso, adoptó la medida de ya no capturar animales y de exhibir solamente aquellos reproducidos bajo cautiverio.

Pero aún no están exentos de atrocidades: el zoológico de Copenaghen mató a una jirafa joven y saludable. Se consideró que genéticamente resultaba un retroceso en la creación de animales capaces de sobrevivir largo tiempo en un zoológico. Se lo mató por sus genes. El repudio se intensificó por varios motivos: se ignoró el pedido de reservas naturales como la de Yorskhire, Gran Bretaña de hacerse cargo del animal y porque, luego de matar al animal con una flecha en a su cabeza, se lo destripó y desolló delante de niños con “fines educativos”. Su carne fue usada para alimentar leones.

jirafa copenaghen

El problema reside en la propia naturaleza de los zoológicos. La versión moderna de estos emergió en el siglo XIX como testimonio vivo de los “triunfos” coloniales de las potencias europeas. Desde allí donde hubiese una colonia se traían animales para exponerlos en las ciudades de Europa. De este modo el público podía maravillarse con el progreso de la nación que se adueñaba del mundo entero.

Pues bien, dichos espectáculos onanistas, eran también lucrativos negocios. Para que los números cierren, nomas es necesario acumular la mayor cantidad de animales exóticos en ambientes lo suficientemente pequeños para que puedan ser apreciados por los visitantes. Claro, no es divertido tener un león si el animal está a 10 kilómetros de distancia. Congeniar un gran número de zoológicos con estas características es, incluso si se quiere en términos económicos, imposible.

El último argumento que las asociaciones de zoológicos esgrimen en defensa de su existencia es la labor de protección de especies de animales en peligro. Si bien no vamos a discutir aquí si no es más importante para la humanidad combatir las condiciones que llevan a la extinción de los animales en vez de enjaularlos como en un estúpido intento de mitigar el daño que hacemos a la naturaleza, un zoológico como tal nunca va poder proveer de las condiciones aptas para la vida de los animales que contiene.

Convertir a los animales en mercancía es lo que pone en peligro innumerable cantidad de especies. Alimentar una institución que depende de la explotación económica de los animales que exhibe resulta, cuanto menos, contradictorio.

¿Qué movidas en defensa de los animales hay en Argentina?

Existen organizaciones que todavía llevan adelante estas causas, como la Asociación de Abogados en Defensa de los Animales, Sin Zoo que como principal objetivo busca desmantelar el zoológico de Palermo, el mencionado Ecoparque Mendoza, que busca reconvertir el zoo de esa provincia en reserva ecológica, y quienes denuncian las condiciones del zoo de Luján y tantos otros.

Podés visitar sus sitios webs o páginas en facebook donde publican novedades en las diferentes causas que se han levantado a cada uno de los zoológicos del país:

Cerremos YA el Zoo de Luján

Sin Zoo Argentina

Zoo de La Plata: Crónica de muertes en vida

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+


Allan Notlob

About


Comentarios

Este post no tiene comentarios.

Bancatelá y opiná

*Tu email no va a ser publicado, tranqui.