The Noom Square

ilus religiones antiguas

Religiones desde la antigüedad

A lo largo de toda nuestra historia como humanidad, el hombre ha ido desarrollando sus significaciones en relación a su entorno. Es así como, en un principio, se atribuía una divinidad a cada evento climático o a cada situación vivida que era externa, como los tiempos de la fertilidad de la tierra los cuales eran muy importantes para sobrevivir. Estas incógnitas han ido revelándose, o no, en el tiempo y hasta algunas hoy en día persisten con la misma intensidad que en aquel entonces.

La muerte es una de las más grandes que alguna vez haya visitado nuestra mente, y a razón de esta gran duda que nos ha sometido durante tantos años, se han generado muchas hipótesis para poder acercarnos a lo que podría suceder luego de ella, si es que hay algo que sucede. Pero no es tan sólo la muerte aquello que nos ha aquejado desde tiempos inmemoriales, sino preguntas tales como de dónde venimos, quiénes somos y para qué estamos aquí, si nuestra vida o existencia tiene algún sentido o simplemente somos paquetes de órganos que vienen de oferta con algún corazón más o menos fértil para cosechar algún sentimiento que nos ayude a sobrellevar los días que pueden llegarse a volver muy pesados dependiendo de nuestras experiencias. Es en este lugar donde han aparecido, hace mucho tiempo, diferentes explicaciones tanto absurdas como impresionantes para poder responder estos interrogantes que alguna vez en nuestra vida han de aparecer. Estas explicaciones suelen, dependiendo quien las sostenga y muchas veces, según su utilidad, convertirse en sistemas de reglas o cánones dogmáticos. Ellas son las religiones, y ha habido tantas de ellas como civilizaciones en el mundo. Antiguas, medievales, modernas, no importa su tiempo realmente, sino su condición de búsqueda hacia una respuesta que pueda salvarnos de nuestras dudas más tempestuosas y que nos permita vivir sabiendo que tal vez no necesariamente vayamos al infierno a saludar a nuestro viejo conocido Lucifer y que nos castigue con un tenedor en el culo -aunque a más de uno pueda agradarle la idea-.

Veamos algunas de aquellas religiones que han aparecido en el mundo entonces: Quienes han demostrado sus increíbles capacidades a la hora de hacer tumbas para sus reyes, han sido, ni más ni menos, que los bien conocidos Egipcios. Ellos han sabido tanto impresionar con sus construcciones megalíticas como con su iconografía tan misteriosa plasmada en sus paredes. Como primer dato curioso se puede dar a conocer la forma en que ellos se conocían a sí mismos, ya que para nosotros son egipcios y ellos en realidad solían llamarse Kenet (tierra negra) que proviene de las crecidas del Río Nilo, sin un duda un factor importantísimo en su estructura como sociedad, y la posterior visión de la arena húmeda que simulaba ser negra. Otro dato también muy curioso y hasta diría poseedor de una carga emocional muy fuerte, es que en Egipto se creía que podía resucitarse. Todos deseaban morir ahí porque era la tierra que los dioses habían elegido. En su bibliografía teológica, los Egipcios poseían muchos dioses y muchos nombres por ende a los cuales alabar y ellos cambiaban según la ciudad y la dinastía que gobernase. Podemos mencionar algunos como Ra (el dios del Sol) quien era un referente dentro de su taxonomía. Sin embargo se tenía la creencia de un dios principal que habitaba a todos los dioses, una fuerza inmanente a todos, dando a entender que eran parte de una gran maquinaria o de una gran mente que los ocupaba. Osiris, a quien muchos seguramente han escuchado nombrar, es uno de los dioses con mayor preponderancia porque es el guardián del inframundo, aquel lugar a donde los muertos eran conducidos luego de su extinción física y lugar en el cual eran juzgados por él. Según la historia que ellos contaban, Osiris fue un faraón que tenía como esposa a Isis, en paralelo que su hermano Seth, el infértil, estaba casado con Nefertiti. Seth, embriagado por la envidia hacia su hermano, ya que era fértil y había embarazado a Nefertiti, decide asesinarlo, de manera que, cortándolo en pedazos, lo distribuye en todas las ciudades que estaban en pie en ese momento y finalmente arrojando su miembro al Rio Nilo. Isis, por su amor y voluntad decide recolectar las piezas de un Osiris descuartizado, y para nuestra sorpresa, lo logra, a excepción de su falo (símbolo de fertilidad -aquí podemos ver la relación con el Río Nilo). Así es que Osiris resucita y termina siendo el Rey de los Muertos. Volveremos sobre este punto un poco después para hacer una comparación un tanto interesante.

En cuanto al proceso del juicio de los fallecidos, sus corazones debían ser puestos en una balanza frente a él y en el otro extremo de la balanza se hallaba una pluma. Si el corazón o la pluma pesaban más que el otro, el fallecido era condenado a morir nuevamente. Era condenado a dejar de existir. A este proceso de pesado y comparación se le llamaba psicostasia. Para poder acceder al reino de los muertos y eternos se debía tener un corazón puro que pesara exactamente lo mismo que la pluma que se ponía del otro lado. Podemos olvidarnos de las leyes físicas que podrían decir que jamás puede suceder esto, ya que entramos en un terreno mítico y hasta psicológico si se quiere.

Proceso de pesado del corazón. Psicostasia. Quien tiene la cabeza de halcón es Horus, hijo de Osiris

Relacionado con lo anterior está la gran pregunta de ¿Por qué las momias? Y es que no es para menos. ¿Tenían un fetiche con el papel higiénico y los muertos guardados como en un freezer? No, para nada. Para ellos era muy importante la conservación del cuerpo, ya que para que el fallecido pudiera existir en el plano inmaterial de los muertos debía conservar su cuerpo intacto. Esto explicaría el por qué tanta preparación en las momificaciones de los reyes. Personas de alto rango que se aseguraban una vida en el más allá -aunque sin cerebros- por estar ocultos e imperturbables por el afuera –cerebros que se sacaban como mocos- junto a todas sus reliquias y riquezas para poder vivir en el más allá, y justamente por eso las pirámides y todas sus trampas, asegurando así el legado e inmortalidad de los faraones. Claro está que estos entierros no eran para todos, coff coff clasistas coff. La gente de bajos recursos debía dignarse a morir y ser enterrados en la arena como cadáveres con destino incierto, y en relación a esto, podemos decir en favor de aquellos pobres diablos, que las condiciones climáticas de Egipto proveían una momificación natural a aquellos que se mantenían muertos y libres.

¿Cuántas cosas que no sabías, no? Siempre se puede investigar para averiguar más y más sobre estas culturas increíbles.

Muchas veces oímos hablar a Olga, la vecina de la esquina, con que está muy contenta de haber empezado ese choga o soga, que en realidad es Yoga, que tiene una pronunciación diferente a lo que creemos. Técnicamente se dice ioga y originalmente es una técnica muy antigua perteneciente a la zona de los Indios de Asia, previa a ellos inclusive. Se cree que hubo una civilización pre-aria –como siempre los arios invadiendo y rompiéndote la madre cuando quieren- que eran llamados drávidas. Civilización que se cree ya poseía los conocimientos del yoga –lo curioso es que este conocimiento les fue entregado por los sruti de quien se dice fueron seres que descendieron del cielo que entregaron enseñanzas… ¿Amigos de otros planetas?-. Si bien el Yoga fue desarrollado como una ciencia mejor a través del tiempo por los hindúes -los drávidas fueron invadidos, saqueados y asesinados por los arios- al contrario de lo que suele creerse, el yoga no es una técnica desarrollada para la vida en relajación, sino para la relajación y la decisión de morir. Así es, los hindúes trabajaban esta técnica para poder, eventualmente, dejar de respirar y estar relajados y concientes a la hora de morir. Esto se explica a través de su necesidad de volver al primer SER que existe que en realidad es el único que proyecta todas las cosas (Sí. Te observó haciendo eso. De hecho, te imaginó… diugh). La muerte era entendida como un desprendimiento del sufrimiento que significa existir en cuerpo y un alejamiento de los dolores que son consecuentes por esta existencia. Son fieles creyentes de la reencarnación, y digo que son porque la religión hinduista aún persiste en la actualidad con todas sus sumas y restas en el conocimiento que atravesó los milenios, además del karma, entendido como aquello que guarda la memoria de nuestras acciones y nos provee de lo que nos “merecemos” -¿Según quién?- actuando en un punto como un factor de control social, algo de lo cual hartos estamos. Otra cosa muy interesante sobre esta cultura, es también su ciclo del tiempo. Este primer ser, el UNO que existe en el universo y que nos permite existir, que vive y respira se llama ATMAN.

No, no, este es ANT MAN.

El ciclo de vida del universo se resume a una simple inspiración y exhalación de este único SER. Para ellos solamente somos un pestañeo en la vida de un gigante infinito. Lo curioso de este ciclo de respiración, es que se divide en varias partes de nuestra historia. La edad de oro (Satya Yuga), la de plata (Treta Yuga), la de bronce (Svapara Yuga) y la actual, que es la de hierro (Kali Yuga). Esta última etapa se condice con lo que todas las escrituras conocen como el apocalipsis. Así que estate preparado, agarrate un café con leche y unas galletitas mientras ves por el balcón, si es que tenés porque sos de clase alta o media-alta y sos clasista como los egipcios, mientras te explota el tórax. Según ellos, La diosa Kalki vendría a exterminar la vida, y aunque suene paradójico, a salvarnos del sufrimiento de existir.

Shiva, Diosa de la destrucción.

Muchas son las similitudes que se encuentran entre varias religiones en cuanto a historias conocidas. Historias que funcionan a modo de arquetipos colectivos y mitos que se reinventan con nuevos nombres

La famosa historia del diluvio y el arca de Noé que tanto es conocida en occidente por la religión cristiana, no es única. En las escrituras de las religiones asiáticas se cuenta un mito similar pero en vez de Noé, aquel hombre que supo navegar las aguas en un arca con dos animales de cada especie, uno de cada sexo, se llamó Manú. Y este no es el único mito que se comparte entre las religiones. Uno que en lo personal me ha llamado mucho la atención, fue el de la historia de Cristo -que quiere decir “el ungido”-. En nuestro país y cultura occidental cristiana, muy seguro hemos escuchado alguna vez la historia de Jesús, quien tuvo una vida de “santo” y fue condenado a muerte, pero primero a un recorrido llevando la cruz donde iba a ser, justamente, crucificado. Lo curioso de esta historia a modo de arquetipo, es que tanto Jesús, como Krishna -parte de la mitología hindú, es tomado también como Dios mismo según algunas ramas- y Osiris, de quien hemos hablado antes, murieron “crucificados”, y escribo entre comillas porque según cuentan algunos mitos apócrifos, Jesús no murió en una cruz, sino en un árbol. Los tres fueron asesinados y al tercer día resucitaron de entre los muertos. Lamentablemente carezco de detalles mayores sobre este tema, sin embargo, cuando me enteré de esto, me resultó algo impactante. Además, entre ellos, rige una costumbre de nacer el mismo día, que técnicamente en nuestra cultura es tomado el día 25 de Diciembre, aunque muchos afirman que Jesús nació en el mes de Canaan, propio del mes de Marzo de nuestro calendario. Sin embargo, otras deidades adoradas en la historia son mencionadas como nacidas el 25 de Diciembre -Horus (hijo de Osiris y hasta, a veces, Osiris mismo), Tammuz (Dios rey sumerio), Hermes, Krishna, etc-

Muchas son las incógnitas que nos suscitan estos temas desconocidos, ya que muchos escritos se han perdido por negligencia del hombre y hasta por voluntad propia, como podemos ver en el caso ISIS y la destrucción de los patrimonios mundiales de las ciudades sumerias y asirias. Otras tantas informaciones se encuentran sumergidas en escritos inentendibles aún por el hombre moderno, sin embargo, no deja de hacer ruido el hecho de que haya tantas coincidencias entre muchas de las religiones conocidas. ¿Por qué, si son formas de ayudar a vivir mejor, supuestamente, y de poder entender la vida, hay guerras en favor de ellas y en su nombre? ¿Por qué olvidamos que hubo muchas formas de pensar a través de la historia que son antepasadas de las que hoy aún permanecen en pie? ¿Por qué Sibarita es tan rica? Muy sospechoso… ¿No?

gods

Al fin y al cabo, muchos de los dioses de los escritos enseñaron el amor. ¿Que poco entendimos, no?

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+


Cocoloco

About

Prisma. Aforismos y dinámica. Un intento de resolución ideal.


Comentarios

Este post no tiene comentarios.

Bancatelá y opiná

*Tu email no va a ser publicado, tranqui.