The Noom Square

11831344_10204156603789501_1605928989_o

Animales que hablan

Películas y series con animales hay a patadas; de hecho, hay tantas que si hacen un drink game para que tome el primero al que no se le ocurra una, les arruinaría la previa. Los animales son nuestros vecinos en este planeta y con ellos convivimos día a día: desde nuestras mascotas y la comida que algunos tienen en la heladera hasta ese pajarito molesto que empeora la resaca. Por eso, es natural que formen parte de cuestiones que nos interesan, de nuestra rutina y que, efectivamente, estén presentes en la ficción en sus diferentes formatos.

Los animales dentro del cine y la televisión suelen ser personificados en la mayoría de los casos; con esto quiero decir que son personajes que responden a necesidades y conflictos similares a los humanos y con características y atributos como los nuestros. Básicamente podemos ver animales que son discriminados, que sufren por amor, buscan pertenecer, procuran tener un hogar y una familia, hasta animales que son capaces de hacer hazañas como jugar al básquet, hacer deportes, capturar criminales, entre otras cosas; y no solo eso, hay incluso animales que tienen poderes o son extraordinarios. Incluso, en muchos casos hasta hablan nuestro idioma y usan nuestros léxicos; pero el punto clave es que son como nosotros aunque se vean como animales. Este recurso no se utiliza solamente en animales, sino también en objetos inanimados como los juguetes en Toy Story o Ted y en otro tipo de criaturas como los aliens en Home.

ted

Buen ejemplo de comportamiento humano.

Este recurso es muy utilizado en los materiales familiares, infantiles y teen, siendo la animación el recurso favorito para llevarlo a cabo. Desde pequeños nos vemos rodeados de libros, historias, fábulas, series televisivas y películas donde nuestros protagonistas, coprotagonistas e incluso personajes secundarios son animales. Hay varias ideas circulando sobre este método, pero en principio se basa en la empatía, cariño y curiosidad que causan los animales en los infantes. Cuando somos niños ver criaturas diferentes a nosotros nos causa cierta admiración y extrañeza; nos vemos atraídos a conocerlos, acércarnos a ellos, ver cómo son y en qué nos diferenciamos de ellos; en principio siempre nos resultan interesantes, mulliditos y felices aun cuando hablemos de un león, siendo un animal que tranquilamente podría matarnos en un santiamén. Convengamos que la industria de los peluches también ayudó mucho a lograr este resultado.

Hay un preconcepto sobre los animales que son buenos y los que no, y eso no parte de su ferocidad o su capacidad de hacernos su cena, sino de cómo se fueron utilizando en diferentes obras y qué tan lindos logremos que se vean. Un oso no deja de ser un animal peligroso si lo encontramos en su hábitat natural, pero el oso Yogui era piola y copado, aun cuando se la pasaba robando comida, lo cual nos resultaba gracioso a pesar de que fuese un criminal. Pero no hay muchas series o películas que traten de serpientes amistosas; al igual que en cualquier otro material, hay antagonistas, aquellos villanos que tienen un malvado plan para joder a nuestro querido protagonista o que simplemente se interpone en su objetivo o convivencia.

Otra razón para utilizar la personificación o animales en diferentes obras —más allá de que en principio nos atraiga más en la infancia solo porque hay animalitos— parte de que permite una abstracción con los humanos, aunque estos materiales traten problemáticas humanas y busquen dejar alguna moraleja o premisa que concierna a nuestro actuar. Posiblemente sea más simple hablarle de marginación o discriminación a un niño con patitos como es el clásico del patito feo para que luego pueda extrapolar ese relato que tanto le llegó por la empatía que le daba ese tierno y pobre patito a la realidad. Y no creo que sea una casualidad que muchas veces ese patito se represente como uno más oscuro que sus pares, a fin de representar y buscar concientizar a los más pequeños sobre la discriminación que han sufrido los negros durante décadas. Hay muchos casos donde los animales son utilizados para lograr un anclaje en la realidad a través de la empatía que nos causan, de modo que la lección aprendida con Dumbo (1941), el elefante que logra alcanzar su meta aun siendo diferente y discriminado por sus orejas grandes, se puede concebir como una idea que forma parte de nuestra realidad.

dumbo

La mayoría de las personas logran mayor empatía con los animales porque al igual que los niños carecen de maldad y son inocentes. Que alguno de ustedes me niegue que lloran o se movilizan más cuando muere un personaje animal que cuando muere uno humano. La razón es tan simple como esto: vemos a los animales como criaturas que no son culpables de su destino, y qué feo es comprender la cadena alimenticia cuando vas a la escuela (¡Pobre cebra que se la come el león!, pero ¡pobre león si se muere por no comer a la cebra!). También hay una realidad y es que, en muchos casos, el humano hace abuso de su poder y sus recursos para maltratar, explotar, manipular y utilizar a los animales a su antojo. No pretendo juzgarnos pero es cierto que los criamos para comerlos, que los domesticamos porque es lindo tenerlos como compañeros, que la tracción a sangre fue muy popular durante décadas e incluso hoy se sigue usando, que los encerramos en zoológicos, que existen la cacería deportiva y espectáculos que abusan de su integridad de forma cruel y que usamos su cuero, su grasa, su piel, entre otras tantas cosas; porque no son solo nuestros vecinos, también son nuestro recurso, por más horrible que pueda sonar. Entonces, la empatía y consideración que tenemos por ellos al menos desde la ficción nos ablanda el corazón, aun cuando después nos clavemos una milanesa con papas fritas y salgamos a bailar con nuestras botas de cuero. Después de todo, somos humanos y la contradicción es una base fuerte en nosotros.

Aun así, no todas las obras utilizan a los animales para personificarlos, como mascotas, como contexto o para lograr nuestra empatía; también son utilizados en diferentes situaciones o como un subgénero del terror donde los animales feroces, extravagantes e incluso modificados son nuestra peor pesadilla y quieren acabar con nosotros, o mínimo ponen en peligro nuestra existencia. Esto suscita un temor natural que tiene que ver con que muchos animales sin lugar a dudas tienen el potencial de matarnos en cuestión de segundos si así lo quisieran; y si no contamos con los recursos para defendernos o no sabemos utilizarlos, nos cabe. Este temor, incluso, se convierte en fobia para algunos y no es difícil entender por qué le tendríamos miedo a un elefante en una estampida siendo que pesa toneladas o a pararnos de manos uno a uno con un lobo o león. Convengamos que aunque estén amaestrados, a más de uno le da chuchito acariciar el león en Temaiken.

Los animales no dejan de ser nuestros pares ni de generarnos desde ternura y empatía hasta curiosidad y miedo. Y es por eso mismo que su utilización en la ficción es completamente comprensible. Dentro de las diferentes obras, los animales son representados de diversas maneras. Si me siguen leyendo, vamos a explorarlas. Cabe aclarar que las divisiones que decidí hacer sobre la base de los patrones establecidos pueden mezclarse entre sí.

Animales que conviven con humanos

Hay varias formas en las cuales se lleva a cabo la inserción de animales es nuestra cotidianidad.

Animales personificados que hablan

– Te quiero, wacho.

Congo (1995) es una película dirigida por Frank Marshall. En el film un grupo va de expedición al Congo tras que un primer grupo desapareciera, para averiguar que sucedió y terminar la misión. Uno de los personajes es una gorila llamada Amy que tiene la capacidad de hablar a través de lenguaje de señas y un guante que le da voz.

babe

Babe (1995) es una película dirigida por Chris Noonan. Se trata de un chanchito que salvándose de que se lo morfen, se gana su derecho de piso en la granja y se pone a pastorear ovejas.

Animales personificados que no hablan

Lassie (1954 – 1974) es un gran clásico televisivo que contó con diecinueve temporadas siguiendo a Lassie (que logró que el nombre del canino pase a ser sinónimo de su raza; Collie, por si no lo sabían), un alto perro que se dedica a salvar el día.

perry

Phineas and Ferb (2007 – actualidad) es uno de los éxitos contemporáneos en la televisión. La trama sigue el día a día de tres hermanos: Phineas y Ferb, que se dedican a hacer experimentos durante sus vacaciones, y su hermana Candance, quien siempre intenta acusarlos en vano. Los hermanos tienen como mascota un ornitorrinco llamado Perry que es un agente secreto, el más llamativo y estelar de su asociación, donde hay otros animales que también son agentes secretos.

maximus

Tangled (2010) es una de esas películas cutes de Disney; nos cuenta la historia de la princesa Rapunzel, quien tiene poderes en su larguísimo pelo rubio y es secuestrada a corta edad por una vieja obsesionada con verse joven. Esta la encierra en una torre, haciéndole creer que es su hija y que el mundo ahí afuera apesta y es una mierda (bastante cierto, pero no es el caso dentro de este film tan feliz). Uno de sus personajes es Maximus, un caballo yuta que ama comer manzanas.

Mascotas

suertudo

Alf (1986 – 1990) fue una serie de televisión sobre la familia Tanner y su extraño amigo, un extraterrestre peludo y cómico llamado Alf que vivía con ellos. Los Tanner tenían como mascota un gato que siempre corría peligro de ser lastrado por Alf.

mascotas friends

Friends (1994 – 2004) es una sitcom de la que ya hemos hablado antes. En la serie hay mascotas algo excéntricas: Marcel, un mono que tuvo Ross, y el pato y pollito que tuvieron Joey y Chandler (y después otros que solo tuvo Joey).

Contexto

braveheart

En este caso los animales son utilizados como contexto para diferentes obras. Nos referimos a aquellas películas o series que usan animales como parte de la escenografía, como extras. Son comunes las mascotas random sin incidencia en la trama, las vacas de fondo en un campo, los caballos que arrean carretas o son utilizados por sus jinetes (desde cowboys hasta soldados en una película bélica o de época).

Humanos que conviven con animales

En este caso nos referimos a los humanos que por alguna razón forman parte del hábitat animal y conviven con ellos.

tarzan

Tarzán es el clásico ejemplo dentro de esta cuestión; cuenta con diferentes películas (live action y animadas) y con series de televisión. Las historias se enfocan desde diferentes puntos de vista pero so far se trata de un pibito huérfano que es criado por gorilas.

jungle book

The jungle book (1967) es una película de Disney, otro clásico sobre este caso. Mowglie fue abandonado de bebé en la selva y es Bagheera, una pantera negra, quien lo rescata y lo lleva con los lobos, quienes lo aceptan y crían. El batiquilombo arranca cuando el tigre malo, Shere Khan, regresa a la selva con la idea de morfarse al pendejo, por lo que los lobos deciden que debe irse por su propio bien y Bagheera cree que la mejor opción es llevarlo con los humanos. En el medio de todo el proceso nos encontraremos con el oso Baloo y otros animales piolas.

Humanos transformados en animales

Sucede que hay películas y series donde los humanos son transformados en animales ya sea por magia o cuestiones mega random.

salem1

En Sabrina, the teenage witch (1996 – 2003) tenemos a mi ejemplo favorito: Salem. La serie se trata sobre una muchacha (adivinen cómo se llama) mitad bruja y mitad mortal que es criada por sus tías; pero si tenemos que ser honestos, todos sabemos que por más buena que sea la trama, Salem, aquel gato negro bardero y sarcástico, se comía la serie (y todo lo que encontraba en su camino). Salem en realidad es un brujo que al ser atrapado tratando de conquistar el mundo fue sentenciado a ser un gato por 100 años, lo que lo vuelve incapaz de realizar magia.

hocus pocus cat 1

Hocus Pocus (1993) es una película de Disney donde tenemos otro gato negro y una despampanante Sarah Jessica Parker de pebeta que la rompe.

prueba2

Yup, ojala se hubiera quedado así por siempre.

La trama del film se trata de tres brujas que son colgadas en la época de la cacería de brujas y que antes de morir dejan un hechizo en una vela negra que, de ser encendida por una persona virgen en la noche de Halloween, las traería de vuelta para darles la oportunidad de quedarse si lograban absorber suficientes almas de pequeños antes del amanecer. Evidentemente, hay un boludo virgen que prende la vela. Ahí arranca la problemática, pero no estará solo: contará con la ayuda de su hermana, de su interés amoroso y de un gato parlante que en realidad es un joven que fue convertido en gato negro por las brujas el día que desertaron. Esta película es un crack y hasta tiene una re versión de la canción I put a spell on you de Creedence; creo que es la película que más veces vi en toda mi vida, la alquilaba siempre en el videoclub de chiquita.

beatrice2

Over the garden Wall (2014) es una mini serie donde seguimos la historia de Wirt y Gerg, dos hermanos que se pierden en un bosque y buscan volver a su casa. Ellos cuentan con la ayuda de Beatrice, que fue maldecida por mandarse una cagada, lo que hizo que ella y toda su familia humana fueran transformados en pájaros.

Animales en su hábitat

Aquellos animales que más allá de estar o no personificados no conviven con humanos y viven en su hábitat natural.

rey león

The Lion King (1994) es un clásico indiscutible de Disney que cuenta la historia de Simba, un pequeño leoncito problemático que deberá vivir su propia versión de Hamlet con su padre Mufasa y su tío Scar (La 2 es básicamente Romeo y Julieta, mucho Shakespeare). Esta película lo tiene todo: amor, comedia, canciones, tragedia, nubes que hablan. Si no la vieron, no tienen derecho a leer mis notas; para los demás (o sea, todos): Hakuna matata.

nemo

Finding Nemo (2003) de Disney Pixar transcurre la mayor parte en el océano, donde el pequeño Nemo, un pez payaso que tiene una pequeña discapacidad en una de sus aletas se pierde y como bien nos buchonea el título del film, su padre sale de viaje con el objetivo de encontrarlo.

Animales humanizados

Hago un apartado para aquellos animales que, pudiendo o no convivir con humanos u otras criaturas, tienen casas y sociedades como las nuestras; básicamente son humanos que se ven como animales.

jake

Adventure Time (2010 – presente) es una serie animada que sigue la historia de Finn, el humano, y Jake, el perro, en la tierra de Ooo. Jake es un perro extravagante que tiene el poder de estirar su cuerpo para convertirlo básicamente en cualquier cosa. Esta serie es muy popular y ya lleva 6 temporadas en su haber, y se convirtió en una de las primeras de la tanda (de series animadas bizarras y copadas) en tener un masivo éxito.

ernest y celestine1

Ernest et Célestine (2012) es una película animada dirigida por Stéphane Aubier, Vincent Patar y Benjamin Renner. La historia se centra en Ernest, un oso solitario que vive en las afueras de la ciudad (donde viven otros osos que tienen autos, negocios, laburos, como cualquier humano) y Célestine, una ratoncita algo peculiar que vive en un orfanato en una ciudad de ratones que se encuentra por debajo de la de los osos. Ernest es un vago muerto de hambre y Célestine se tiene que poner las pilas para conseguir dientes de osos que se usan para hacer prótesis para los ratones a quienes sus dientes se les gastaron (es su herramienta primaria, efectivamente). Se supone que todos los osos son malos y que osos y ratones no pueden convivir, pero Ernest y Célestine se van a dedicar a derribar prejuicios convirtiéndose en amigos.

babar

Babar (1989 – 2000) es una serie animada de televisión que contó con seis temporadas y está basada en el libro francés L’histoire de Babar creado por Jean de Brunhoff. Su trama es bastante básica, sigue las aventuras de vida del rey de los elefantes, Babar, junto con la de su familia y amigos. En el 2010 se empezó a realizar otra serie sobre el famoso elefante: Babar and the Adventures of Badou, que sigue en la actualidad y tiene un formato de animación 3D.

Animales como amenaza

Obras donde los miedos a los animales se hacen realidad.

jaws

Jaws (1975) es uno de los clásicos de Steven Spielberg (porque hizo banda de clásicos) donde un tiburón siembra el pánico en una playa. Podemos pensar en variantes similares pero más bizarras como Sharknado (sí, un tornado que lleva tiburones) que de hecho tiene una segunda película.

anaconda

Anaconda (1997) es una película dirigida por Luis Llosa; seguro se acuerdan de esta porque la daban en la tele constantemente. Simple, unos pibitos del National Geographic que terminan siendo amenazados por una anaconda enorme que se los come a todos, vieja.

the birds

The Birds (1963) es una película dirigida por el magnánimo Alfred Hitchcock. En este film la amenaza, como ya anticipa el título, son los pájaros que sin razón aparente empiezan a atacar a la gente. Gran clásico, infaltable para cualquier cinéfilo.

cucarachas

The Fairly OddParents (2001 – presente) es una serie de televisión que sigue la vida de un niño llamado Timmy Turner que tiene padrinos mágicos. Él es un pobre desgraciado al que no le prestan atención sus padres y al que su niñera le hace la existencia miserable. En el capítulo Wanda’s Day Off somos participes de qué pasa cuando Wanda deja a Timmy y Cosmo solos haciendo la tarea del pibito. En este caso, tomamos a las cucarachas que pueden sobrevivir una bomba nuclear y con la cuota justa de magia para que estas sean inteligentes, se vuelven una amenaza para toda la raza humana. Me pareció ideal despedirnos con este ejemplo porque demuestra que hasta el ser más pequeño, con un poco de imaginación, puede convertirse en algo temible.

 

En fin, las diferentes series y películas demuestran que los animales son seres que están presentes constantemente en la ficción tanto como en nuestra realidad, y no se trata solo de darle cierta naturalidad a las obras con su participación o la personificación que se usa en ellos para hablar de nosotros a través de lindas criaturas; también se marcan distintas posturas y puntos de vista respecto a cómo convivimos y tratamos a nuestros vecinos. De todos modos, lo que resulta más evidente en este caso (y en muchos otros) es aquel habitual rasgo en los humanos donde el discurso es muy lindo y tierno, pero al final del día resplandece la inacción.

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+

Etiquetas: , ,


Juani

About

Guionista, escritora y programadora. Apasionada del arte en general; cine, series y música en particular. Adicta a los dibujitos, las series, el helado y el té en hebras. En su tiempo libre le gusta tomar birrita y hablar de la vida.


Comentarios

Este post no tiene comentarios.

Bancatelá y opiná

*Tu email no va a ser publicado, tranqui.